NUTRICION INFANTIL

Muchas madres hacen uso de un gran ingenio al cocinar para lograr que sus hijos disfruten al consumir alimentos saludables, pues es ya conocido el planteamiento de que un niño bien alimentado será un adulto sano.

Nutrientes como el calcio, hierro, zinc, selenio, luteína y vitaminas A, C, E y B12 deben ser integrantes permanentes de la dieta de un niño entre 2 y 8 años, pues aparte de garantizar su buena salud y crecimiento, optimizan su desarrollo visual, motriz y cerebral.

Casi la mitad de las muertes de niños en todo el mundo se vinculan a la malnutrición. La desnutrición en la niñez menor de cinco años incrementa su riesgo de muerte, inhibe su desarrollo cognitivo y afecta a su estado de salud de por vida.

Un estado nutricional deficiente provoca que el niño(a) tenga menores defensas contra enfermedades comunes como las enfermedades diarreicas y las infecciones de las vías respiratorias. Estas enfermedades se producen de forma repetida y continua en los niños(as) malnutridos, generando un circulo vicioso de enfermedad recurrente y de perturbación del crecimiento.

El círculo vicioso de la malnutrición-enfermedad puede ser combatida mediante la implementación de programas de salud y nutrición, los cuales redundarán en la formación de capital humano y en el mejoramiento de la productividad económica del un país.

Según estudios reportados en The Global Data Base on Child  Malnutrition, el Perú se ubica en el puesto 5 de países con problemas de malnutrición en niños menores de 5 años. Con un índice global del 7.1% y el 25. 4% de incremento en los últimos años, mayor a los registrados en Argentina, Colombia, Brasil, México, Cuba, Costa Rica entre otros países.

Por ello es muy importante estimular en el niño la ingesta de alimentos sanos a edades tempranas, ya que mientras más pronto asuma una dieta saludable mejor será su desarrollo integral. (Fuente: Doctor Marcelo Quevedo – Ph.D. en nutrición y metabolismo)

NUTRICION INFANTIL© Jueves, Mayo 16, 2013